A ejemplo de la Virgen Madre, el contemplativo es la persona centrada en Dios. (VDQ 10)

La ascensión

Imprimir

mont des oliviers

 

                                        Dirijamos nuestra mirada hacia el Monte de los Olivos allí, ante los ojos de los discípulos, ¡el Señor Jesús ascendió al cielo para hacernos partícipes de su divinidad!

"En ese momento, el Señor Jesús, después de hablar con ellos, fue llevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios" (Mc 16,19).

La ascensión de Cristo marca la entrada definitiva de la humanidad de Jesús en la gloria de Dios.

"Helo aquí sin sufrimiento, lleno de gloria, emocionando algunos y estimulando a otros, antes de ascender al cielo; y ahora, aquí está, nuestro compañero en el Santísimo Sacramento porque no era, al parecer, su intención alejarse por un momento de nosotros...” Santa Teresa (Vida 22,6)

Jesucristo, entrando una vez para siempre en el santuario del cielo, intercede constantemente por nosotros como el mediador que nos asegura constantemente la efusión del Espíritu Santo (cf. Catecismo Iglesia Católica. 659-667)

 "Él nos hizo sentar en los cielos con Cristo Jesús." Porque siendo sus miembros, estamos en su persona sentados cerca del Padre (Ap., III, 21). "Al vencedor, yo le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono”.

 (I Juan, II, 1): "Tenemos como abogado ante el Padre a Jesucristo el justo." Ahora le toca al abogado defensor no aceptar o condenar, sino rechazar al acusador y evitar la condenación. Se dice que Jesucristo intercede por nosotros; y lo hace de dos maneras. En primer lugar, orando a Dios por nosotros, según este pasaje (Juan XVII, 20): "No ruego sólo por éstos", es decir por los apóstoles, "sino también por aquellos que creerán en mí gracias a su palabra”. Ahora su intercesión en nuestro favor es su buena voluntad por nuestra salvación (Juan XVII, 24): "Padre, quiero que donde yo estoy, los que me has dado, estén conmigo”. A continuación, intercede por nosotros de otra manera, ofreciendo a la mirada de su Padre la humanidad que ha unido a Él, y los misterios que se han realizado en ella. (Hebreos. IX, 24) "Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios”. (Thomas A. Rom. sobre (1869) 41)

P.O.B. 19064 - 9190 Jerusalem- ISRAEL Tél: 972 (02) 6283143 E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

      Copyright 2011 VE Multimedios. Todos los Derechos Reservados

Auto Insurance Quotes