A ejemplo de la Virgen Madre, el contemplativo es la persona centrada en Dios. (VDQ 10)

Carmelitas en El Medio Oriente

Imprimir

DSC05962

 

 Las Carmelitas de la Tierra Santa (Jerusalén, Belén, Nazaret y Haifa) Egipto (Fayum) y Siria (Alepo), hemos sido llamadas a vivir nuestra vocación en el Carmelo en una tierra específica, la de la Revelación y de la Encarnación. Para ser fieles aquí, siempre es necesario profundizar nuestra identidad y nuestra misión, hoy en el Oriente Medio. 

 

Es conveniente volver a escuchar la pregunta que el Señor le hace al profeta Elías en la cueva: "¿Qué estás haciendo aquí?”

Esto nos compromete a abordar los desafíos que enfrentan nuestras comunidades en esta región, así como los desafíos que enfrentan los cristianos en toda la región del Medio Oriente. De hecho, no queremos (ni debemos) ser indiferentes a los países que nos reciben. Nuestras comunidades son inseparables en su vocación de esta región del Medio Oriente. No se trata de una ubicación geográfica principalmente, sino de una realidad espiritual que cada una de nosotras vive en la intimidad de su búsqueda de la unión con Dios. ¿Cómo puedo ser yo misma una Tierra Santa donde el Señor pueda revivir todo su misterio? Tenemos que ser transformadas cada vez más por la gracia de la Encarnación, y dejarnos atravesar por la Cruz del Señor, asumiendo los sufrimientos, las divisiones entre los pueblos de esta región.

Analizar esta dimensión de nuestra vocación nos beneficia mucho: ¿por qué hemos sido llamadas a vivir el ideal carmelita aquí y ahora? Para las Carmelitas de la Tierra Santa, nuestra vida de oración se basa realmente en la vida concreta en esta diócesis de Jerusalén con su dimensión mundial, interreligiosa y ecuménica, pero esto también se aplica a Egipto y a Siria. Es bueno que de vez en cuando intercambiemos sobre nuestra forma de vivir la inculturación. Podemos compartir hermosas historias sobre nuestra presencia cristiana en medio del pueblo judío y de los musulmanes. Si no podemos encontrarnos con ellos, al menos cuando nos relacionamos como vecinos o de otra manera, que ellos puedan llevarse un buen testimonio de los cristianos, los "baraka", "los que bendicen".

Esto afecta nuestra vida comunitaria: por un lado, no nos podemos desinteresar, replegándonos sobre nosotras mismas y sobre nuestros problemas internos; por el otro lado, tenemos que dar testimonio, permitiendo que irradie la presencia de Cristo que nos ha reunido para vivir con Él y en El. Incluso si el testimonio es silencioso, el testimonio tiene que darse. Hay una dimensión profética del Carmelo en el Medio Oriente que no debemos perder de vista, sino que la debemos potenciar. No se trata de cosas extraordinarias, sino, por ejemplo, de la fidelidad a la oración, dos horas por día: ese es "nuestro trabajo" y los peregrinos o visitantes deben percibirlo. También puede ser el desapego de objetos o responsabilidades, para dejar que Cristo brille. ¡Hay suficientes muros en el país, no construyamos más muros entre nosotros! Nuestra fidelidad a la meditación de la Palabra de Dios debe tener una importancia particular en nuestro seguimiento de Cristo en la Tierra de la Palabra.

La relación entre las Carmelitas del Medio Oriente también debe permitirnos ayudarnos unas a otras en cuanto a la situación vocacional, buscando formas de establecer una verdadera comunión entre nosotras. Solo entonces podremos responder a nuestra misión: "el destino de la humanidad se decide en el corazón orante y contemplativo y en los brazos levantados"[1] y también de nuestra actitud orante depende el destino de la Iglesia en El Medio Oriente...



[1]   Const. Vultum Dei Quaerere n°17

 

P.O.B. 19064 - 9190 Jerusalem- ISRAEL Tél: 972 (02) 6283143 E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

      Copyright 2011 VE Multimedios. Todos los Derechos Reservados

Auto Insurance Quotes