Pidamos al Espíritu Santo infunda en nosotros un intenso anhelo de ser santos para la mayor gloria de Dios y alentémonos unos a otros en este intento. (GE 177)

Mariam de Jesús Crucificado

Me pareció que nuestro Señor me decía:
"¿No crees que Yo soy la misericordia?"

BLOG DE MARIAM
Vida Contemplativa

En busqueda del rostro de Dios

Ver más
El Carmelo

Centenario de las Apariciones de la Virgen de Fatima

Ver más
Vocación

La Carmelita en la tierra de la Palabra

Ver más