Pidamos al Espíritu Santo infunda en nosotros un intenso anhelo de ser santos para la mayor gloria de Dios y alentémonos unos a otros en este intento. (GE 177)

nuestra vida

“Esta casa es un cielo
si lo puede haber en la tierra
para quien se contenta
solo de contentar a Dios “

Teresa de  Jesús, Camino 13,7