Pidamos al Espíritu Santo infunda en nosotros un intenso anhelo de ser santos para la mayor gloria de Dios y alentémonos unos a otros en este intento. (GE 177)

La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común.
(Laudato Si’ 13)