El bautismo de Jesús

Los cuatro evangelistas son unánimes al decir que Jesús salió de Galilea para seguir los pasos de alguien llamado Juan. Juan había atraído la atención de todo el pueblo como predicador arrepentido: gran cantidad de gente  se reunía a su alrededor en la desembocadura del Jordán. En cuanto a Jesús, dejando todo  atrás va también él al Jordán para convertirse en discípulo del Bautista. Él también tuvo que hacer un discernimiento entre las muchos “signos de los tiempos” y en un momento decidió seguir a Juan. Con fe aceptó la oferta de Juan, cuyo estilo de vida y vestimenta claramente manifestaba rasgos proféticos, algo que no se había visto en siglos. Jesús nunca negó la autoridad de Juan el Bautista. Hasta el final de su misión, cuando se le preguntó en Jerusalén de dónde sacaba su autoridad, Jesús se refiere a Juan e indirectamente quiere decir que él cree desde el fondo de su corazón que el bautismo de Juan viene de Dios y que él no es de ninguna manera el resultado de una empresa puramente humana. Jesús creyó en su precursor.

El comportamiento de Juan, al igual que su lenguaje, fue crítico.  El  no reunió a las masas en Jerusalén, en el centro sacrosanto – el Templo – donde todas las reuniones religiosas se celebraban año tras año con mucha notoriedad. Incluso podemos notar  en este asceta un cierto pesimismo hacia las estructuras religiosas existentes y a sus mediaciones. Como Elías, Oseas o Jeremías, el Bautista pretende traer al pueblo de regreso al desierto, en una especie de regresión cultural, para vivir allí la Alianza con Dios con una disposición de mente renovada y purificada. «¡El hacha ya está en las raíces de los árboles!» “Tal es la urgencia de su llamamiento, una urgencia que ya no sufre demoras y lo consume de celo. A los ojos de Juan, se trata de lograr un cambio radical, una auténtica «conversión» (en griego: metanoia; en hebreo teshuva). Esto se concreta en un nuevo gesto simbólico que confirma el compromiso de oyentes y discípulos: una inmersión única y completa en las aguas del Jordán.

En el Jordán

El Jordán tiene dos características que hacen de este río algo fuera de lo común en comparación con todos los demás ríos de nuestro planeta (¡ver sin embargo la opinión de Naaman en 2Re 5,12!): El Jordán es el más bajo de todos los ríos: desciende a  más de quinientos metros bajo el nivel del mar, su nombre dice lo que es ya que “Yardén” significa: el que desciende (del verbo hebreo yarad, descender).

Desde la perspectiva de la historia de la salvación, el río Jordán también es único: constituye la frontera histórica a través de la cual el pueblo de Israel entró bajo el liderazgo de Josué, a la tierra prometida por Dios a los patriarcas.

Quien sea bautizado en el Jordán, a la llamada de Juan, debe descender más bajo que todas las aguas  profundas sobre la corteza terrestre. Jesús, cruza la frontera que una vez dio acceso a la Tierra Prometida y lo hace con una nueva disposición de ánimo. Recibe el bautismo como un converso, abierto a lo que sea,  que  suceda de parte de Dios. De hecho, la postura de carácter crítico del Bautista va de la mano con una inmensa esperanza: están por llegar nuevos tiempos. Dios mismo está dispuesto a visitar a su pueblo, amenazando a los que viven en la injusticia, liberando a los que verdaderamente se convertirán.

¿Quién respondió a tal llamada? Gente de todo tipo, pero probablemente no principalmente de la alta burguesía o de la aristocracia sacerdotal de Jerusalén. Los evangelistas hablan de “muchedumbres”, de “publicanos pecadores”, de “prostitutas”, de “pueblo” (Lc 3,10-13; 7,29-30; Mt 21,31-32). Los fariseos, los saduceos y los juristas probablemente también tuvieron que acudir al Bautista, pero más para observarlo que para ser bautizados por él (cf. Mt 3,7; 21,32; Jn 1,19-.24; 3,25; 5,33). -35)

Jesús accedió a este mensaje verdaderamente excéntrico del Bautista. Se unió a «pecadores» de todo tipo y le pidió a Juan que lo bautizara.

Esto da motivos de reflexión: El primer acto público de Jesús impacta con su humildad; literalmente «descendió» a las aguas más bajas del planeta, en medio de una multitud que se consideraba pecadora. También fue un acto de fe y entrega de su parte: tomó en serio las palabras del Bautista, listo para entrar en las nuevas perspectivas que se le abren. Se involucró totalmente.

Inmersión y revelación total.

Cuando Jesús sale del agua, sucede algo increíble. Tal conmoción se lee  y se siente  en la narración de los cuatro evangelistas.

El evangelista Juan describe el evento como algo que se desarrolla en el interior del Bautista y le causa una verdadera revolución. Pone a Juan mismo que testifique: “Yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: «Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre Él, este es el que bautiza en el Espíritu Santo».  Y yo le he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios.” (Jn 1,30-34)

Marcos abre el lente de su cámara al máximo: en el momento en que Jesús sale del agua, «ve que los cielos se rompen». Al humilde descenso de Jesús corresponde un desgarro cósmico en las esferas más elevadas. «El Espíritu como paloma desciende sobre él» y una voz del cielo revela  el significado del evento: «Tú eres mi Hijo amado, tienes todo mi favor». En varios textos inter testamentarios, la paloma simboliza la profecía. Jesús recibe aquí expresamente «el espíritu de profecía». La Palabra del Cielo contiene al menos tres citas de la escritura entrelazadas, cada una desde una perspectiva inconfundiblemente mesiánica (ver Sal 2,7; Gen 22,2 e Isa 42,1). Jesús recibe aquí su programa de vida: saldrá victorioso en la plenitud mesiánica de David (cf. Sal 2); el sufrirá y, como «el hijo amado», sufrirá la prueba del sacrificio a la manera de Isaac (Gn 22,2.12) pero, a diferencia de este último, no le será ahorrado; finalmente será aliviado por la indulgencia divina y, como el siervo sufriente de Isaías (42,1-2), traerá inquebrantablemente el derecho y vencerá.

Mateo y Lucas retoman por completo la gran objetividad de la historia de Marcos. Subrayan a su manera este o aquel detalle (el Espíritu descendió «en forma corporal», señala Lucas, con cierto énfasis); también insinúan cómo los testigos estuvieron involucrados en el evento. Mateo advierte que Juan rechaza primero la inmersión, de modo que escuchamos aquí la primera palabra de Jesús en este Evangelio: “Permítelo ahora; porque es conveniente que cumplamos así toda justicia. Entonces Juan se lo permitió”. (Mt 3,15). Lucas, por su parte, subraya la presencia del pueblo  en el compromiso de Jesús y asocia directamente a lo que acaba de suceder una larga genealogía: este Jesús, hijo de Dios, es hijo de hombre, hijo de David, hijo de Abraham, hijo de Adán, quien, él mismo «nacido de Dios», puede decirse «hijo de Dios». En solidaridad con todo el pueblo y como parte del  árbol de todo linaje humano, Jesús recibe el bautismo en las aguas del Jordán. Esta es la versión de Lucas.

Esta cuádruple representación de un mismo hecho histórico nos permite saborear la fe y los intereses catequéticos de las diversas comunidades cristianas. También tenemos entre manos una experiencia fundamental de Jesús. Para Jesús de repente,  todo se hizo claro durante el bautismo: su identidad más profunda se revela y tiene una visión más profunda de sus distintas relaciones: su relación con Dios,  con su misión o incluso con Juan el Bautista, el precursor del fin. Este discernimiento debe haber representado para Jesús una experiencia espiritual excepcional, un verdadero avance de luz y nueva vida.

Habitación del Espíritu Santo y «revelación».

Los maestros contemporáneos de Jesús en general tenían una visión bastante pesimista del Espíritu Santo. Desde Ageo, Zacarías y Malaquías, se dijo que ya no había más Espíritu trabajando en la historia. Incluso el Segundo Templo, restaurado con el dinero del medio judío Herodes, ya no estaba verdaderamente habitado por la Shekina o la Divina Habitación. Ya no era un lugar donde el Espíritu pudiera morar.

En este contexto, comprendemos mejor la extrema importancia del hecho de que Jesús ahora era consciente de que estaba habitado por el Espíritu. Esto le da una innegable conciencia profética con, además, la intensidad específica de la dimensión escatológica: si los profetas vuelven a intervenir hoy en el escenario de la historia, ¿no es el Bautista un ejemplo auténtico de ello? – el pasado no se repite necesariamente, pero el fin de los tiempos querido por Dios está definitivamente estallando. Además de esta tendencia profética, la morada del Espíritu esconde también una dimensión religiosa y sacerdotal: Jesús debe haber sido plenamente consciente de que el verdadero templo coincidía en adelante con su persona. Entendemos esto mejor por las palabras de Pablo: “¿No sabéis entonces que sois templo de Dios y que el Espíritu Santo mora en vosotros? » Tal declaración, introducida por» ¿no lo sabes entonces? ”Generalmente se refiere a una doctrina previamente expuesta por el apóstol en Corinto. Esta doctrina la encontramos también en otro lugar, en  Juan: «Pero él habló del santuario de su cuerpo» (Jn 2,21; Cf. también 1 Jn 2,20-24).

En términos más psicológicos, la experiencia del Espíritu en el bautismo representa para Jesús la conciencia de una «revelación» (literalmente, «desbloqueo»), es decir, de una apertura de la conciencia. Revela al individuo a sí mismo y lo dejar ver rasgos fundamentales de su persona  que siempre han estado  en su sí mismo y que por lo tanto ya  nunca podrá perder por completo. De repente todas las relaciones se hacen evidentes: la conciencia de sí mismo y la conciencia de Dios se dan a la vez conjuntamente, con la conciencia de una misión hacia los hombres. En cuanto al contenido, en su relación con Dios, Jesús se sabe hijo del Padre; en su relación con el pueblo, es el profeta escatológico, el nuevo Moisés, esperado después del anuncio de  Elías y ahora claramente atestiguado por la intervención del Bautista.

Cada revelación está generalmente precedida de una determinada cualidad paradójica, de una tensión entre dos extremos que, cualquiera que sea su antinomia, intervienen ahora perfectamente reconciliados en su máxima polaridad. En el caso del bautismo de Jesús, su humildad  para sin vacilación, unirse a la multitud de «pecadores» y marginados, nos parece la apertura cualitativa que provocó un ensanchamiento repentino de su conciencia.  Jesús es en verdad un «justo» cuando deja Galilea para ir al Jordán. Ahora bien, que un hombre justo se presente plenamente «en solidaridad con los pecadores» y lo haga por Dios mismo, en obediencia a la llamada urgente del Bautista, eso es sorprendente y fuerte en este primer gesto público de Jesús. A partir de esta actitud se abren nuevas perspectivas, comenzando por el mismo Jesús. Como lo demuestra el resto del evangelio, resulta que Jesús nunca más podría negar esta calidad original de humildad paradójica y solidaridad efectiva con los pecadores públicamente desacreditados. (Cfr.  BENOIT STANDAERT, L’espace Jesus – Editions Lessius (Bruselas 2005)

Hay motivos para quedar maravillados  ante este misterio que nos presenta la liturgia de hoy, al terminar el ciclo de navidad.

 

Add Your Comment