Meditación sobre la Resurrección

Carmelo de Alepo

“La muerte ha sido absorbida en  la Victoria”. I Cor 15,54

¡El Señor resucitó! ¡Verdaderamente ha resucitado como lo había dicho!

 

¿Cómo meditar de verdad en el misterio de la Resurrección si todo sucedió en el mayor secreto, después de tres días dramáticos que sacudieron a apóstoles y discípulos? El evento más increíble de la derrota de la muerte tiene lugar en un incognito inconcebible para el razonamiento humano. “Dios aniquila   para siempre la muerte” (cf. Is 25,8) y parece que nada ha cambiado en el curso del universo.

El filósofo Fabrice Hadjadj, con su habitual franqueza, dijo en una conferencia: «Hay que admitirlo, Jesús resucitado es bastante decepcionante… Si yo hubiera inventado la historia de la Salvación, la habría abordado  de manera muy diferente… (…) -[Si consideramos]- la gloria de Cristo, después de que resucitó del sepulcro, francamente tenemos la impresión de que la puesta en escena sufrió grandes recortes presupuestarios y que tuvimos que abandonar todo lo grandioso y mágico de los efectos especiales… ”.[1]

En efecto, para consolar a su Madre, para devolver la esperanza y la alegría a todos los apóstoles asustados y al borde de la desesperación, Jesús no emplea los medios grandiosos que hubiéramos esperado después del escándalo de la Cruz. Al contrario, para confirmar el mayor acontecimiento de nuestra fe, Dios se sirve del silencio, de la noche, de la soledad.  El Mal hace ruido, pero no el Bien, no el Amor divino que nunca se impone sino que humildemente se ofrece a la libertad de la conciencia de cada ser humano.

El Bien no busca deslumbrar. Lo abarca todo, pero lo transforma todo desde el interior. Es el misterio del silencio de la noche de Belén o el del Calvario o finalmente el de la Resurrección. El amor, que es el Bien absoluto, es impotente, sin voz, frágil e indefenso. Está a la puerta de nuestro corazón y llama, esperando que le abran (cf.  Ap 3,20).

El mal actúa desde fuera y destruye, con mucho efecto teatral y horror. Tenemos un ejemplo de esto en las tentaciones de Jesús en el desierto. Satanás nos ofrece una puesta en escena verdaderamente grandiosa con la que cree lograr sus fines: desviar al Hijo de Dios de su confianza infinita e incondicional en su Padre, de su amor inagotable por Él y por todos los hombres a los que ha venido a salvar. .

Volviendo a la noche de la Resurrección, la Secuencia de la Misa de Resurrección, en rito latino, sitúa bien este misterio.[2] El «duelo extraño y prodigioso» entre la muerte y la vida, entre la Luz y las tinieblas, tiene lugar en el mayor secreto. Nadie es testigo directo. Y es en el corazón mismo de su muerte donde “reina el Maestro de la vida”. No reina «vivo», sino mientras aún está sujeto a las garras de la muerte.

¿Cómo, entonces, traducir en palabras humanas este misterio inefable de la victoria definitiva de la Vida sobre la muerte, del Amor sobre el odio? Los evangelistas y los apóstoles eligieron el camino de la mayor discreción. No hay lugar a lo extraordinario en sus relatos. Nada que pueda atraer a los amantes del sensacionalismo. ¿No es esta la mayor prueba de la autenticidad de sus testimonios?  Nadie fue testigo ocular  del momento de  la Resurrección.  Los guardias estaban dormidos y los discípulos de Jesús habían desaparecido. No, el sensacionalismo no estaba ahí para traducir la Resurrección.  Dios quería Sobre todo,  tocar a los hombres en lo más profundo de sus corazones. Por lo tanto, no eligió medios extraordinarios, y los discípulos caminaron por este mismo camino. Ellos  se contentan con alentar la fe, con reavivar la esperanza de todos aquellos que, como los discípulos de Emaús, se sintieron profundamente entristecidos y conmocionados por la muerte de Jesús. Incluso el testimonio de las mujeres no había logrado convencerlos.

Y para nosotros hoy, ¿cómo entramos en este misterio? La Vida, siempre victoriosa sobre el mal, muy a menudo parece presentarse en nuestra vida y en la vida de la Iglesia y del mundo como una ilusión piadosa, como una utopía simplista incapaz de resolver el problema de la muerte, del mal, de la oscuridad que nunca cesa de atrapar  en su engranaje cada capullo de esperanza. La vida parece ser tragada para siempre por la muerte. Y hay mil y un ejemplos podrían dar testimonio de este escepticismo: guerras, catástrofes, injusticias, persecuciones, violencias a todos los niveles y de todo tipo, rechazo o ignorancia de Dios y de la Salvación en Jesucristo, todo esto está constantemente bajo nuestra ojos para sacudir nuestra esperanza. Pero es allí y en ningún otro lugar donde se encuentra la verdadera victoria de Dios en su amado Hijo resucitado de entre los muertos.  Es a través de nuestra vida cotidiana, a través de pequeñas victorias a menudo ignoradas incluso por nuestros seres queridos, que la semilla de la Resurrección germina y crece.

Seamos, pues, en este tiempo pascual, testigos luminosos de esta última verdad: “La muerte ha sido absorbida en  la Victoria. ¿Dónde está muerte,  tu victoria? (1 Co 15, 54-55).  Y  escuchemos en lo más profundo de nosotros mismos y repitamos este grito triunfante de María Magdalena: “Sí, ¡Cristo, mi Esperanza, ha resucitado!» » [3]


[1] Conferencia de Fabrice Hadjadj « La gloire du Ressuscité » (Ecole cathédrale 2019 ; parroquia de la catedral de Sion, Suisse). YouTube.

[2] Secuencia de Pascua de Resurrección « Victimae pascali laudes » : « Mors et vita duello conflixere mirando,

Dux Vitae mortuus regnat vivus ».

[3] Idem,  « Victimae pascali laudes » : « Surrexit Christus spes mea ! »

Add Your Comment